Residencia en Barcelona

RESIDENCIA BARCELONA ESCLAVAS DE MARÍA INMACULADA


Residencia en Barcelona de las Esclavas de Maria es un hogar que fue fundado por Juana Maria Condesa Lluch, quien fue seducida por el espíritu de Dios cuando iba hacia la playa de Nazaret (Valencia, España) y descubrió a la orilla del camino grupos de mujeres jóvenes que caminaban expuestas a mil peligros. Esas jóvenes le mostraron el rostro de Dios que le tendía la mano para que saliese a su encuentro, para que fuese en su ayuda. Juana María Condesa Lluch con tan sólo 22 años abrio las puertas de su casa y de su corazón a numerosas jovenes que se desplazaban cada día a Valencia a trabajar en fábricas de seda, tabaco, abanicos....
Apoyada por algunas amigas, abre a finales del siglo XIX, un hogar donde encontrar techo, un plato de comida y un retazo de amor. Este hogar se convirtio luego en una Residencia en Barcelona (y en varios paises), que es hogar para quien lo necesita, para mujeres trabajadoras y estudiantes que estan lejos de su familia
Yo y todo lo mío para las obreras será el lema que oriente toda su existencia a favor de los más débiles.

 
Nacen en Valencia las Religiosas Esclavas de María Inmaculada, al servicio del mundo obrero. Nacen del corazón de una joven de espíritu decidido y firme voluntad, de una joven que ha descubierto en Dios la razón de su vida y a El quiere entregarle todo cuanto es y cuanto tiene. Nacen en el seno de la iglesia; su principal preocupación, además de ofrecer un hogar a quien lo necesita, es acercar a esas jovenes a Dios, descubrirles la grandeza del amor de Dios tiene por cada una de sus criaturas, especialmente por ellas las pequeñas, sencillas y humildes....
Como guía y compañera de camino la Virgen Inmaculada, la Mujer del Sí a Dios, la Mujer que sale de sí misma y acoge en su corazón el proyecto de Dios. Juana María, al igual que María, pronuncia su Sí valiente a pesar de las dificultades y no duda en decir a quienes le rodean: "Haced lo que El os diga"